Un poco más de contexto

Conforme avanza The Slid Project, me parece importante aprovechar para explicar brevemente algunas de las observaciones sobre las cuales se fundamenta nuestra propuesta. Me parece que compartir las consideraciones realizadas ayudará a comprender mejor la intención del diseño y —con suerte— a que sea usado de la mejor manera posible.

Tal vez lo más importante es recordar que estamos hablando de Costa Rica. A pesar que no desconocemos el potencial que puede tener este producto en otros mercados, nuestro objetivo es claro: queremos experimentar mejores condiciones de tránsito en nuestro país. Esto significa que nuestra propuesta debe superar una serie de retos característicos de nuestra tierra:

  • Clima (temperatura, lluvia, viento, humedad)
  • Topografía (cuestas, distancias)
  • Infraestructura (huecos, vías disponibles)
  • Condiciones viales (presas, parqueo, accidentes)
  • Ambiente (ruido, emisiones, energía)
  • Mercado (vehículos actualmente disponibles en mercado, flota vehicular)
  • Economía (industria, deuda pública, mercados)

En los siguientes días voy a exponer un poco mejor nuestra visión sobre cada uno de estos puntos. Pero déjenme decir: pienso que si logramos que el Slid se desempeñe bien en las calles de Costa Rica, probablemente se conducirá bien en casi cualquier parte del mundo.